ASERTIVIDAD: CLAVES PARA MEJORAR LA COMUNICACIÓN

¿Alguna vez te has sentido así?

Seguramente te sientas identificado con alguna de estas situaciones. La mayoría de las personas evitamos enfrentarnos a este tipo de situaciones por diferentes motivos. Aceptamos pasivamente estas situaciones, mientras pensamos que perdemos el respeto por nosotros mismos y por los demás. Y muchas veces, después de tanto ceder, acabamos estallando, cuando hemos llegado al límite.

En este artículo en Psicomar Psicólogos Marbella, vamos a hablar sobre formas de responder de forma asertiva, donde aprenderás a respetarte a ti y a los demás. Esto se conoce como asertividad.

¿QUÉ ES LA ASERTIVIDAD?

La asertividad es una forma de comunicarnos que consiste en expresar tus opiniones, deseos, derechos sin caer en la pasividad o en la agresividad, respetando a los demás y respetándote a ti mismo.

Esto parece sencillo, pero os podemos asegurar qué es bastante complicado. Por suerte, la asertividad se puede aprender y mejorar. Cuando nos comunicamos de forma asertiva estamos comunicándonos de forma consciente, sin dejarnos llevar por nuestras emociones. Esto aporta confianza y seguridad en nosotros mismos, a la vez que control.

Cómo todo, ser asertivo no te asegura que conseguirás tus objetivos o que se solucionarán los problemas. La asertividad te ayuda a defender tus derechos, emociones, sentimientos, opiniones… y eso te aportará seguridad y confianza.

No siempre podemos ser asertivos. Es importante saber interpretar la situación, para ver qué tipo de comunicación (en función a lo que queramos conseguir) nos resultará más útil.

TIPOS DE COMUNCIACIÓN

Comportamiento pasivo

Este tipo de comunicación intenta evitar molestar a los
demás
. Consiste en devaluarse. Tienen habilidades sociales inadecuadas, porque tienden
a callarse. Al final, lo que consiguen es una pérdida de autoestima y de
respeto por parte de los demás, así como emociones de miedo y frustración.

Los pensamientos que suelen estar detrás de este tipo de
comunicación son: “lo que yo quiera no es importante”, “su opinión es más
importante, lo mío son tonterías”, “si le digo esto, acabaré perdiendo su
cariño”.

Cuando utilizamos este tipo de comunicación, solemos empezar
las frases así: “quizás sí, supongo”, “me pregunto si…”, “realmente no es
importante, no te molestes”, “solo si te viene bien”.

Las consecuencias suelen ser no conseguir los objetivos.
No se afrontan los problemas, se pierden oportunidades, pérdida de autoestima. Depresión.
Pérdida de respeto por los demás. temor a la gente y a dar tu opinión. 

Comportamiento agresivo

Este tipo de comunicación lleva al desprecio de los derechos de los demás. No respeta a las personas con las que se relaciona. Se establece una relación de superioridad, donde se piensa que tiene ciertos derechos sobre los demás.

Algunos pensamientos que se pueden dar detrás de esta forma de comunicarse: “tengo que demostrar que soy fuerte, sino se reirán de mi y no me respetarán”, “solo importa mi opinión, los demás no saben”, “es una mala persona, porque no hace lo que yo digo o quiero”.

Cuando nos comunicamos de forma agresiva las frases suelen empezar por: “Tienes que…”, “Ten cuidado”, “no sabes”, “deberías”…

Las consecuencias de comunicarse de forma agresiva es que se pueden conseguir los objetivos a corto plazo, pero a largo plazo crea problemas. Falsa autoestima. Estropea oportunidades. Conflictos. Soledad. Manipulación, ira, frustración.

Comportamiento asertivo

Comunicarse de forma asertiva consiste en reconocer que las propias necesidades son tan importantes como las necesidades de los demás. En este tipo de comunicación nos comprometemos a escuchar y hablar de forma clara y concisa. Consiste en asegurarse que las cosas sean justas tanto para nosotros como para los demás. Te defiendes a ti mismo. Expresas tu opinión. 

Los pensamientos detrás de una comunicación asertiva pueden ser: «Mis necesidades son tan importantes como las de los demás», «Me gustaría…», «Pienso que…», «Cuando haces… yo me siento…». 

Algunos ejemplos de comunicación asertiva pueden ser: «Me gustaría…», «Se que para ti esto es importante, pero cuando haces esto yo me siento…»

Las consecuencias de comunicarnos de forma asertiva, a parte de intentar conseguir nuestros objetivos, también es tener unas relaciones sanas, donde te respetes y te sientas respetado y protejas tu autoconcepto. 

¿PARA QUÉ SIRVE LA ASERTIVIDAD?

Después de todo esto, en Psicomar Psicólogos en Marbella queremos aclarar que:

CLAVES PARA SER MÁS ASERTIVOS

¿CÓMO COMUNICARME DE FORMA ASERTIVA?

A continuación os dejamos algunas técnicas que te pueden ayudar a tener una comunicación asertiva: 

Técnica del disco rallado

Consiste en repetir con tranquilidad, sin dejarse llevar por otros aspectos irrelevantes, la misma frase, como si fuésemos un disco rallado: «Sí, pero…Sí», «Lo sé, pero mi punto de vista es… estoy de acuerdo», «Bien, pero no estoy interesado»

Técnica para procesar el cambio

Esta técnica es muy útil cuando la conversación va subiendo de tono y ves que no va a llegar a ningún sitio. 

El objetivo es salir fuera del contenido de la discusión y exteriorizar lo que está pasando en ese momento, como si nos viéramos desde fuera. 

Ejemplo: «Llevamos mucho rato con lo mismo, sin llegar a nada e incluso pasando a los reproches y manipulación. Parece que los dos estamos enfadados y cansados. Vamos a volver al tema inicial para intentar llegar a un acuerdo, ¿te parece?»

Técnica de banco de niebla

La técnica del banco de niebla consiste en dar la razón a la otra persona (en lo que tu consideres cierto de sus críticas), sin entrar en discusiones o juicios. 

Ejemplo: Un compañero de trabajo te pide de forma continua que le expliques una tarea y ya se lo hemos explicado varias veces. No vamos a entrar en decirle que ya debería saber hacerlo o no nos vamos a negar a ayudarle. La respuesta puede ser así: «entiendo que esta tarea pueda ser compleja y difícil de entender, pero ya tienes los recursos necesarios y puede intentarlo por ti mismo». 

Estos son algunos ejemplos de técnicas asertivas que se pueden utilizar, hay muchísimas más. Como siempre decir, esto es una pequeña aproximación. Si crees que puedes tener problemas a la hora de ponerlas en práctica, no dudes en consultar con un profesional. 

Mejores psicólogos en Marbella

Centro de Psicología en Marbella

Nuestro equipo de psicólogos y psicólogas estará encantado de atenderte y darte toda la información que necesites, para proporcionar un servicio ajustado a tus necesidades. 

Te puedes informar sin compromiso en el 682 057 334 o rellena el formulario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
¡Hola! Estoy visitando vuestra página web y me gustaría informarme sobre vuestros servicios.