DEPRESIÓN DE ALTO FUNCIONAMIENTO: ¿LA CONOCES?

La depresión es mucho más habitual de lo que mucha gente piensa. La depresión de alto funcionamiento, también conocida como distimia, se puede caracterizar por una desesperanza continua, pero de baja intensidad. Es bastante difícil de detectar. Se diferencia de un episodio depresivo mayor porque la persona sigue siendo funcional y no presenta un detonante claro. 

Cuando pensamos en depresión, imaginamos a alguien triste y con problemas para hacer las cosas del día a día. Aunque esta puede ser la realidad de algunas personas, la depresión o depresión mayor se manifiesta de muchas formas diferentes.

En las personas con depresión funcional los síntomas pueden ser muy difíciles de reconocer desde fuera, el entorno no suele ser conocedor de su estado de ánimo. Pueden ser personas con mucho éxito profesional y relaciones sociales, por lo que difícilmente lo asociamos a los síntomas de depresión típicos. Todo esto hace que les pueda resultar muy complicado buscar ayuda.

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN DE ALTO FUNCIONAMIENTO?

La depresión de alta funcionalidad es cuando las personas realizan sus actividades diarias, asisten a eventos y trabajan sin problemas, pero experimentan tristeza y angustia prolongada.

Aunque la depresión de alto funcionamiento no es un diagnóstico oficial, los síntomas pueden ser similares al trastorno depresivo persistente. Entre los síntomas cabe destacar un bajo nivel de energía y estado de ánimo decaído durante, al menos, dos años. Es el tiempo lo que determina el diagnóstico, entre tristeza o depresión funcional.

Las personas con trastorno depresivo persistente pueden a su vez experimentar otras condiciones mentales como trastorno de ansiedad, trastorno bipolar, fobia social o agorafobia entre otros.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN FUNCIONAL?

Exigencias excesivas o sensación de vacío: un constante «no puedo más» o «esto va a ser así siempre» pueden marcar el día a día. Cosas pequeñas como la casa desordenada, olvidar algo… Se pueden convertir en algo más para una persona con depresión de alta funcionalidad. Puedes sentir falta de energía, tristeza, pérdida de interés, miedo al rechazo o sensibilidad a las críticas, ánimo deprimido.

La culpa ha tomado el control: la culpa aparece casi de forma continua, ya que suelen ser personas muy exigentes consigo mismas. Utilizan la autocrítica como forma de alcanzar la perfección. Acaban percibiendo el mundo como un lugar lleno de errores, molesto y vacío. Esto hace que el sufrimiento sea mayor y que sea realmente complicado tomar decisiones.

Los pensamientos negativos aparecen durante el día, los pueden controlar gracias al trabajo excesivo y las actividades diarias. Pero cuando está solo/a, esos sentimientos negativos y sentimientos de desesperanza aparecen y agotan.

Las relaciones sociales cansan: a diferencia de una «depresión normal» que aísla, aquí no es así, aunque las actividades sociales agotan y aparecen síntomas depresivos.

Utilizan sus propias estrategias para hacer frente. Les cuesta mucho trabajo pedir ayuda, por lo que tienden a buscar sus propias formas de lidiar con las emociones o situaciones que le incomodan. Normalmente estas estrategias no suelen funcionar.

El perfeccionismo ha tomado el mando: tienen unas altas expectativas que hacen que el nivel de estrés aumente, quitando tiempo de ocio y disfrute.

Puede aparecer un hambre y ganas de dormir voraces en este tipo de depresión o por el contrario insomnio y sensación de tener el estómago cerrado.

Los pensamientos suicidas pueden aparecer también en la depresión de alto funcionamiento.

¿Puede darse la distimia en niños y adolescentes?

Como hemos comentado antes, la distimia es una forma de depresión leve, pero de larga duración.

La depresión infantil en niños y adolescentes se puede manifestar a través de: irritabilidad, ira, hostilidad extrema, tristeza frecuente, disminución del interés en actividades que antes si le gustaban, aburrimiento persistente, falta de comunicación, baja autoestima…

En Psicomar Psicólogos Online nos gusta recordar que para poder dar un diagnóstico tiene siempre que evaluarlo un profesional de la salud mental.

TRATAMIENTO PARA LA DEPRESIÓN ALTAMENTE FUNCIONAL

  1. Tratamiento psicológico para la depresión: la terapia cognitivo-conductual junto con terapia EMDR es una buena forma de trabajar la depresión de alto funcionamiento.
  2. Tratamiento farmacológico para la depresión.

Para terminar, como ya hemos comentado antes, este tipo de depresión es muy difícil de diagnosticar por sus características. Son personas muy exigentes, viven rápido, les cuesta detenerse y siempre demuestran su capacidad. Pero detrás de esto hay una realidad que requiere una atención más seria de lo que parece.

El ser conscientes de esa mochila que llevamos cargada durante tantos años, nos ayudará a aprender a parar, a soltar y a fluir. Para ello, es importante pararnos y pedir ayuda, ya que esta forma de depresión tiene solución.

Contacta con nosotros

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
¡Hola! Estoy visitando vuestra página web y me gustaría informarme sobre vuestros servicios.