¿QUÉ ES EL ESTRÉS?

¿Sabemos realmente lo que significa tener estrés? ¿utilizamos el término de forma correcta? ¿somos conscientes de lo que implica?

En Psicomar Psicólogos Marbella queremos ayudar a entender un poco lo que significa el estrés, ya que nos encontramos con un término muy utilizado, pero muy pocas veces utilizado de forma correcta.

¿QUÉ ES EL ESTRÉS?

El estrés es un mecanismo adaptativo de nuestro organismo ante las amenazas u otros estímulos. Se puede definir como un estado de alerta, preocupación o tensión generado por una situación difícil que tenemos que solucionar.

Podríamos dividirlo, a grandes rasgos, en dos:

  1. Estrés adaptativo o comúnmente conocido como estrés bueno: son las reacciones fisiológicas que se dan en nuestro organismo cuando hay una amenaza o situación compleja. Es el que nos ayuda a afrontar y superar diferentes situaciones complejas. Por ejemplo, si mañana tengo un examen, el estrés adaptativo hará que me prepare ese examen.
  2. Estrés desadaptativo o comúnmente conocido como estrés malo: es cuando la reacción fisiológica del organismo es exagerada para la amenaza que se presenta.

Además, cuando el estrés se prolonga en el tiempo es cuando lo conocemos como estrés crónico, en estos casos es cuando puede generar problemas de salud.

Algunos ejemplos de estrés desadaptativo:

  • No consigo relajarme ni cuando hago lo que yo quiero, siempre estoy pensando en las cosas que tengo que hacer”.
  • “Nunca es suficiente, siempre quiero más”.
  • “Empiezo muchas cosas a la vez, no termino ninguna, y estoy siempre pensando antes de terminar”.
  • “Intento hacer todo perfecto, no me permito equivocarme, antes de enviar un correo lo leo 100 veces, lo guardo y lo vuelvo a leer al día siguiente, por lo que tardo mucho en hacer las cosas”.

¿CÓMO SÉ QUE ESTOY ANTE UN PERIODO DE ESTRÉS?

En Psicomar Psicólogos en Marbella os queremos ayudar a identificar algunos de los síntomas que puedes tener cuando estás pasando por un periodo de estrés. A continuación, os dejamos algunos de los síntomas de estrés más comunes.

¿CÓMO REACCIONA MI CUERPO?

¿QUÉ HAGO CUANDO?

¿QUÉ PUEDO SENTIR?

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS?

Puede aparecer en cualquier momento, pero especialmente cuando hay cambios, aunque estos cambios sean algo buscado. El proceso de adaptación a ese cambio, puede generar estrés, como ya hemos dicho anteriormente. Si los niveles de estrés están adaptados en intensidad a la situación, no supone ningún riesgo ni peligro para nuestra salud, al contrario, nos ayuda a adaptarnos a la situación nueva.

Algunas de las situaciones que pueden generar niveles de estrés:

  • Fallecimiento de un familiar o persona querida.
  • Divorcio o ruptura de alguna relación.
  • Perder o empezar en un trabajo nuevo.
  • Problemas de salud.
  • Problemas con amigos o familiares.
  • Problemas con los vecinos.
  • Problemas legales.
  • Falta de seguridad en el trabajo.

¿QUÉ ES EL ESTRÉS CRÓNICO?

Todos sentimos estrés de forma “constante” debido a las circunstancias que la vida va presentando. En pequeñas dosis, el estrés puede ser bueno.

En momentos de necesidad, la principal hormona del estrés, el cortisol, puede ser un gran aliado, ya que nos prepara para afrontar una situación compleja. A su vez, la adrenalina hace que la presión arterial se eleve, que el corazón lata más deprisa, que los músculos se tensen y que nos podamos concentrar mejor en el asunto en cuestión.  

Todo esto a corto plazo, es bueno y necesario para afrontar las dificultades, pero las consecuencias del estrés mantenido en el tiempo, pueden llegar a ser bastante perjudiciales para el cuerpo. El estrés crónico aumenta considerablemente el riesgo de padecer diferentes enfermedades como la diabetes, enfermedades cardiacas o crónicas. A su vez, también puede causar dolores de cabeza, disfunción sexual o caída del cabello, entre otros.

¿QUÉ HACER PARA ALIVIAR EL ESTRÉS?

  • El primer paso es ser consciente de que el estrés está suponiendo un problema para ti.
  • Rebajar las exigencias, es decir, establece unas metas realistas.
  • Gestionar el tiempo: al igual que en el punto anterior hemos propuesto establecer unas metas realistas, también es importante planear bien el tiempo, siendo conscientes del momento por el que estamos pasando y el tiempo que nos puede llevar cada una de estas tareas. Por ejemplo, si estoy pasando por un momento complicado, entiendo que las tareas del hogar me pueden llevar más tiempo que cuando no estoy pasando por una situación que consideramos complicada, esto nos ayuda a ser compasivos con nosotros mismos y a rebajar nuestras expectativas.
  • Ordena las preocupaciones: Diferéncialas entre las que dependen de ti y las que no. O lo que es lo mismo, las que puedes hacer algo por solucionarlas y las que no. Y las que puedas solucionar, trazar un plan de acción.
  • Cambia lo posible: Una vez organizados las preocupaciones que sí que puedes modificar, vamos a resolver las que podemos resolver. Una forma que puede ayudar a resolver conflictos es a través de las siguientes preguntas: ¿cuál es el problema? ¿cuáles son tus opciones? ¿qué puede hacer, puedes cambiarlo? ¿cuáles son los aspectos estresantes? ¿puedes delegar algo? ¿podrías tener más apoyo?
  • Otra forma de abordar el estrés es intentando centrarnos en el presente, esta al igual que las anteriores, son obvias, pero no fáciles de llevar a cabo.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
¡Hola! Estoy visitando vuestra página web y me gustaría informarme sobre vuestros servicios.